En el Chirripó se forjan atletas para la historia

Andrea y los queridos hijos de los bosques y las montañas
28 enero, 2015
En la inmensidad del Chirripó, Verónica se siente acompañada
23 febrero, 2015

En el Chirripó se forjan atletas para la historia

En la zona sur de Costa Rica se celebran decenas de carreras deportivas a campo traviesa anualmente, pero hay una de características especiales, la Carrera al Cerro Chirripó, que catapulta a la fama a sus atletas campeones y les da prestigio.

Si no, que lo digan los hermanos Juan Luis y Juan Ramón Fallas Navarro, ganadores cada uno de cuatro ediciones de la Carrera Ecológica, Cultural, Internacional, Campo Traviesa al Chirripó, que como otros personajes relacionados con el evento, toman visos de leyenda.

“Es una carrera diferente por las condiciones en que se corre, por la distancia, porque vienen extranjeros y sale más en los periódicos; además es una de las carreras para las que uno se prepara más si quiere dar buen rendimiento”, especifica Juan Ramón, ganador de las últimas cuatro ediciones.

Este evento concentra la atención, año con año, de los medios informativos regionales y otros de importancia a nivel nacional. Con esta consigna y al ocupar espacios destacados, los hermanos Fallas, no es de extrañar que sean contactados por los organizadores de decenas de carreras, que quieren tenerlos como atractivo.

Nunca dejan de sorprender. En la vigésimo quinta edición de la Carrera, celebrada en febrero de 2014, Juan Ramón devoró los 34 kilómetros de recorrido (con un desnivel de dos mil cincuenta metros) en tres horas con cuatro minutos y cuatro segundos. Rompió el récord que él mismo había establecido en 2012.

Esto lo convierte en un atleta espectacular y un atractivo para los amantes de las carreras atléticas a campo traviesa.

Es gente de lo más humilde por su forma de ser y por la condición modesta en que viven. Él, Juan Luis y su hermano Johnny, los más conocidos de la familia. Viven en Olán, una comunidad ubicada a 30 kilómetros del centro de Buenos Aires de Puntarenas, dedicados, principalmente, a la producción de naranjilla. Aprendieron a correr corriendo, al descubrir que una práctica de su vida cotidiana –trotar, para ganarle tiempo a la distancia- los convertía en atletas competitivos.

Para participar en una competencia, hace unos años, salían de su casa dos días antes de la fecha del evento. Si no tenían suerte y no los alcanzaba un carro, trotaban hasta el centro de Buenos Aires durante al menos tres horas, contaba Juan Luis a un periodista que los visitó en su casa para entrevistarlos.

Los hermanos Fallas son verdaderas revelaciones, celebridades en el mundo del atletismo de montaña costarricense, y Juan Ramón destaca la importancia de la Carrera al Chirripó, en su carrera deportiva, por el prestigio que le ha deparado.

Comments are closed.