Los emblemáticos hermanos Fallas repitieron la hazaña, en el Chirripó

XXIX Carrera Ecológica Cultural Internacional Campo Traviesa Al Chirripó 2017
1 marzo, 2017
Carrera Chirripó 2018
Corredores Elegidos Para Inscripciones 2018
13 septiembre, 2017

Los emblemáticos hermanos Fallas repitieron la hazaña, en el Chirripó

Los emblemáticos hermanos Fallas Navarro –Juan Ramón y Juan Luis, en su orden- se volvieron a ubicar en los primeros lugares de la Carrera Internacional, Ecológica y Cultural de Campo Traviesa al Cerro Chirripó.

Con su conquista del 24 de febrero de 2017, Juan Ramón Fallas se convierte en el máximo ganador de la Carrera al Chirripó, con seis victorias, dejando a su hermano gemelo, Juan Luis, en segundo término, con cinco galardones.

Entre ambos suman once victorias, en una competencia que exige el máximo esfuerzo a los atletas, que deben escalar los 17 kilómetros que separan a San Gerardo de Rivas, Pérez Zeledón, de la Base Crestones, punto de retorno, con un desnivel de 1650 metros.

El récord de once competencias ganadas los convierte en los atletas costarricenses de campo traviesa más sobresalientes, en lo que va del siglo XXI. Participan en diversas competencias, pero adquieren fama en el Chirripó.

¿Qué es lo que les permite mantener esa supremacía, sobre los demás atletas?

No corren; vuelan

Son atletas innatos, nacidos para devorar terrenos escabrosos (como muchos otros) formados en Olán de Buenos Aires, provincia de Puntarenas; desarrollaron la vocación atlética, tienen mente ganadora y se entrenan (como muchos otros); pero tienen una particularidad que los hace diferentes: son intrépidos.

Abraham Serrano, un joven atleta de San Gerardo de Dota que les ha venido pisando los talones y que, de hecho, les ha ganado en otras competencias realizadas en el territorio nacional, lo sintetiza de esta manera: “En el descenso, no tienen miedo; no le tienen miedo a nada; en bajada, vuelan”.

Las palabras de Serrano se pueden explicar así: En Monte sin Fe (cerca del punto de retorno) iban juntos, adelante, Juan Luis y Abraham, por lo que Juan Ramón tuvo que maximizar el esfuerzo para alcanzarlos. Apretó, aunque tuvo que bajar la intensidad, para poder alcanzarlos.

Pero en el descenso, las cosas cambiaron. Juan Luis y Juan Ramón se perdieron de vista y abajo, en la entrada al parque, cualquiera de los dos podía ganar.  “En los últimos tres kilómetros le di cacería a mi hermano. Venía a treinta segundos”, recuerda Juan Ramón.

Ganar o ganar

La diferencia la marcó la calle de lastre, en Llano Bonito, donde Juan Ramón se está entrenando para correr la próxima Maratón de Boston. Y el ingreso a la meta fue dramático.  Juan Ramón tiene más zancada y Juan Luis “reventó”; se detuvo por un momento, y Juan Ramón entró a la meta, demolido.

“Si hubiera trepado más rápido, por unos segundos, hubiera roto el récord”, comentó Juan Ramón, quien mantiene el más alto registro de velocidad de la Carrera al Chirripó, establecido en 2014, con un tiempo de 3:04:04.

Juan Luis entró a la meta 18 segundos después y Serrano con algo más de cuatro minutos de diferencia. 

“No se pudo lograr la hazaña, pero quedo satisfecho de saber que no me guardé nada. Intenté correr de tú a tú. En el ascenso parecía que la gesta se podía lograr, pero en el descenso fue imposible sostener el paso. Ellos, literalmente, volaron”, escribió Abraham en su perfil de Facebook. Así descienden estos valerosos atletas, del cerro Chirripó.

Dos turrialbeñas

Entre las mujeres, la fama, la admiración, las miradas y la expectativa recaen en la mítica Andrea Sanabria Jiménez –la que ganó sus primeras competencias corriendo con botas de hule, la que deja amamantados a sus bebés antes de emprender el desafío, la que camina durante tres días para llegar a San Gerardo de Rivas- ganó otra vez.

En la XXIX Carrera al Chirripó ganó su octavo oro; y deberán pasar por lo menos nueve años para que alguien la supere. Pero nada es imposible. Esta competencia de ensueño comienza a tomar visos de espectacularidad, también, entre las mujeres, con la presencia de Rosibel Salazar Araya, otra turrialbeña.

Rosibel es joven, con más formación para carreras de ruta que para competencias de campo traviesa; pero en su primera comparecencia en San Gerardo, ingresó a solo unos segundos de Andrea. “En el ascenso está la clave”, dice Rosibel.

Estas son solo algunas de las particularidades de la Carrera al Chirripó, contadas a grandes pinceladas. Así concluyó la XXIX Carrera al Chirripó –con la participación de 225 atletas y los resultados que puede consultar AQUÍ- y ya estamos trabajando en la organización nuestro próximo evento, que con la ayuda de Dios y de todos ustedes, en 2018 será mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *